Friday, November 24, 2006

La adolescencia en juego, su rol en la sociedad



La adolescencia es una etapa crítica de la vida caracterizada por profundas transiciones en la conducta emocional, intelectual, sexual y social de los seres humanos.
El mundo exterior y la sociedad que los rodea, ambos también en estado de transición, aportan factores que influyen en el proceso de transformación de la personalidad de los adolescentes.
Los adolescentes manifiestan que una de las mayores injusticias por la que deben atravesar es la discriminación. se sienten discriminados cuando deben salir en búsqueda de trabajo o de alguna actividad de carácter remunerativo. La discriminación así entendida, surge cuando interpretamos las diferencias entre las personas en términos de desigualdades que valoramos como mejores o peores y organizamos nuestras actitudes y conductas hacia ellas en función de esa valoración. La discriminación se nutre de prejuicios que transmitimos día a día en las relaciones sociales, sin reflexionar sobre la validez de sus contenidos. Estos prejuicios, se apoyan en la identificación de ciertas características, como la forma, el color o las funciones del cuerpo; tal el caso de las diferencias de aptitud física, de raza o de sexo; o bien de identidades sociales, como la pertenencia a una clase, a una religión o a un grupo político; a partir de los cuales se construyen estereotipos.
El poder del adolescente aumenta también, constituyendo una fuerza sobresaliente dentro de la sociedad.
Tipos de reacciones estereotipadas de los adultos:
El adolescente es considerado como objeto peligroso y en peligro: ante eso se protege y se prohíben cosas "por su propio bien".
El adolescente es considerado como un objeto sexual: el comienzo de la madurez sexual sorprende a la familia y la respuesta ante esto está en el grado de aceptación de la sexualidad de la misma.
El adolescente es considerado como un individuo inadaptado: el adulto se ha acostumbrado a esperar de su hijo la turbulencia y la tensión. Así la sociedad tiene un tipo de adolescente que espera y merece.
Es considerado como objeto de envidia.
Se considera como objeto perdido: los padres consideran perdido al hijo cuando éste comienza a cambiar sus afectos hacia otros objetos.
Para que los padres consideren: el desarrollo de una personalidad sana en los adolescentes, se requiere que los adultos que los rodean mantengan y fomenten, desde temprano, una comunicación sincera, expresiva, afectuosa y comprensiva con ellos, mediante conversaciones, diálogos, individualmente o en grupos, en los que se traten y discutan temas y problemas de su interés y se intercambien, con tolerancia y respeto, los diversos puntos de vista, con el ánimo del mutuo entendimiento y comprensión.

Marcela Pinto

1 Comments:

At 12:14 PM, Anonymous Anonymous said...

This piece of writing is in fact a nice one it
assists new web visitors, who are wishing for blogging.


My weblog; diets that work

 

Post a Comment

<< Home